jueves, 14 de mayo de 2015

Expresiones faciales durante la excitación sexual. Lenguaje No Verbal.



Expresiones faciales durante la excitación sexual. Lenguaje No Verbal.
Estimados suscriptores y seguidores, esta semana les presentamos un resumen del artículo “Comportamiento facial durante la excitación sexual” de los autores José Miguel Fernández-Dols, Pilar Carrera y Carlos Crivelli de la Universidad Autónoma de Madrid (España), acerca de las expresiones faciales mientras se experimenta la excitación sexual.

Los recientes avances en el estudio del comportamiento sexual humano y su base neuronal han hallado que la excitación sexual implica no sólo procesos motores y somatosensoriales sino también procesos cognitivos y emocionales. Los componentes cognitivos y emocionales de la excitación sexual conducen a una interesante pero relativamente olvidada pregunta: ¿Existe una expresión facial de excitación sexual? Masters y Johnson (1966) aportaron el que probablemente sigue siendo el estudio más exhaustivo de observación de las expresiones faciales de excitación sexual. Observaron una fase de intensa excitación sexual anterior al orgasmo (“fase de meseta”) en la que se vieron “fruncimientos de ceño, gruñidos o muecas”, “contracciones de la musculatura que rodea la boca” y, más adelante en esta fase, apertura de la boca. Una característica notable del registro de Masters y Johnson es que los términos elegidos (“fruncimientos de ceño”, “gruñidos” y “muecas”) sugieren que las expresiones faciales durante la excitación sexual son similares a las expresiones faciales calificadas normalmente como expresiones de dolor. Un sitio web (http://www.beautifulagony.com), muestra 1048 vídeos cortos de voluntarios que han grabado su propia conducta facial mientras llevan a cabo una conducta sexual (presumiblemente de auto-manipulación) y a continuación alcanzan el orgasmo. El sitio web proporciona instrucciones detalladas para aquellos que quieren publicar sus vídeos, incluidas las instrucciones sobre la posición de la cámara y las luces y, lo más importante, una petición explícita para evitar la exageración o simulación. Estos vídeos son una valiosa fuente de información sobre la expresión facial durante el ciclo sexual. Proporcionan una oportunidad para probar la exactitud de la descripción de Masters y Johnson y para obtener una descripción más precisa de las expresiones faciales observadas a través de un sistema de codificación objetivo estándar. Se trata del Sistema de Codificación de Movimientos Faciales (en inglés FACS), que codifica los movimientos musculares según los cambios visibles en la superficie de la cara.

Este trabajo se ve afectado por los problemas de cualquier estudio de campo. En primer lugar, los individuos de la muestra están auto-seleccionados, y no se puede excluir un posible sesgo debido a, por ejemplo, el predomino de ciertos rasgos de personalidad en los remitentes (¿extroversión?). Sin embargo, se ha descubierto que la personalidad de los individuos no afecta al patrón específico de otras expresiones faciales, aunque si afecta a la frecuencia de algunas expresiones y al grado de expresividad. En segundo lugar, la muestra tiene más mujeres que hombres. Este desequilibrio podría haber puesto en peligro los hallazgos acerca de las diferencias de género, y cuestionar la validez de las diferencias mínimas que se han encontrado. Por otro lado, Masters y Johnson informaron de la ausencia de diferencias de género en los patrones de expresiones faciales durante la excitación sexual. En tercer lugar, aunque todos los registros analizados muestran sujetos que alcanzaron la excitación sexual a través de la auto-manipulación, se desconoce de que forma se estimularon ni lo que pasó detrás de las cámaras. Se podría asimismo aducir que las expresiones se podrían haber simulado o haber sido influidas por factores extrínsecos como el nombre de la página web (“agonía” puede inducir expresiones de dolor). No es posible excluir una tendencia sistemática colectiva en los remitentes, aunque es muy improbable que se de, puesto que es más probable que la muestra contenga movimientos idiosincrásicos que una tendencia colectiva hacia movimientos específicos.

En este artículo se aborda la cuestión de si existe una expresión facial de la excitación sexual. Los resultados muestran que existe mucha actividad facial durante las fases de meseta y orgasmo de la excitación sexual. A diferencia de los períodos antes y después de estas fases, nadie mostró una cara neutra. A pesar de las limitaciones del estudio, los resultados plantean una serie de preguntas interesantes. ¿Es la expresión de la excitación sexual similar a la expresión de dolor? Los hallazgos confirman las observaciones acerca de la semejanza entre la expresión de dolor y la expresión de excitación sexual. Los movimientos faciales individuales y conjuntos observados son sorprendentemente similares a los definidos como expresión de dolor. ¿Existe un significado psicológico de la expresión de excitación sexual? La excitación sexual y el orgasmo están relacionados con las “áreas de recompensa” de los ganglios basales, al igual que la percepción de otros estímulos positivos no sexuales agradables, como alimentos, imágenes, expresiones amistosas, recuerdos felices o suaves roces. ¿Está esta recompensa sexual asociada a un suceso emocional prototípico? Los investigadores han encontrado que algunas áreas corticales y subcorticales que se activan durante la excitación sexual están relacionadas no sólo con la entrega de recompensas, sino también con la percepción de los estímulos emocionales, el procesamiento autónomo y emocional, y el comportamiento dirigido a un objetivo. Las investigaciones actuales en neurociencia describen la excitación sexual humana como una experiencia multidimensional que implica la estimación de un estímulo como incentivo sexual, la cualidad afectiva específica de la experiencia y el comportamiento dirigido a un objetivo. Es cuestionable negar la relevancia comunicativa de la conducta facial durante la excitación sexual. Desde un punto de vista evolutivo, el carácter único del coito humano cara a cara indica que es posible que las expresiones faciales de excitación sexual tengan un valor comunicativo en los seres humanos. Muchos movimientos faciales parecen tener un significado emocional, y no hay ninguna ventaja evolutiva en el envío de señales no reconocidas. En definitiva, es posible que la expresión facial de excitación sexual tenga un significado psicológico, es decir, que la señal es interpretada con un significado por un observador. Además, si la expresión facial ligada a la excitación sexual, una actividad de tal importancia para la supervivencia de la especie, es sólo una tensión muscular sin contenido comunicativo alguno, ¿Existe alguna razón para atribuir un significado emocional específico a cualquier mueca, gruñido, o fruncimiento de ceño que aparece en otras situaciones altamente excitantes? En este sentido, el comportamiento facial relacionado con el dolor podría ser meras acciones no expresivas causadas por movimientos espasmódicos de los músculos. Y, siguiendo la misma línea de razonamiento, los fruncimientos de ceño, los gruñidos o las muecas tradicionalmente vinculados al enfado o a la repulsión podrían ser asimismo signos no específicos de tensión muscular carente de intención comunicativa. ¿Son los fruncimientos de ceño, los gruñidos, y las muecas (ya sea por placer o desagrado); meras expresiones de tensión muscular; pantallas en blanco que extraen el significado psicológico del perceptor en lugar de la mente del remitente?

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club del Lenguaje no Verbal

Traducción y edición: Leticia Moreno