miércoles, 13 de mayo de 2009

Pi Yao




El Pi Yao

Es el nombre de uno de los Nueve Hijos del Rey Dragón, el que por ser primogénito recibió los mayores mimos del Emperador de Jade y del mismo Rey Dragón, quienes desde que nació lo alimentaron con todo tipo de joyas, creciendo con apetito insaciable y cual perro mal entrenado dejaba sus residuos metabólicos regados por todo el Palacio de Jade, hasta que un día lo hizo en presencia del Emperador de Jade, quien le dio un fuerte palmazo en las nalgas de tal modo que se le cerró el ano y desde entonces no puede volver a defecar.

El nombre de Piyao se origina de la costumbre de colocarlos por pares, ya que Pi es el macho y Yao la hembra. El Pi atrae la riqueza y el Yao la almacena. Sin embargo son también muchos los casos en que se utiliza un solo Piyao, sobre todo cuando se le lleva con uno mismo, ya sea en la billetera o en el maletín donde llevamos los documentos de trabajo.

En los textos antiguos se menciona al Piyao como uno de los Cinco Animales Auspiciosos, posición que comparte con el Dragón, la Tortuga, el Qilin y el Fénix. También se dice que en tiempos antiguos colaboró con grandes méritos en las batallas ayudando a los emperadores legendarios Yan Di y Huang Di, por lo que fue nombrado como "Animal de Mérito Celestial" y se le encargó cuidar los tesoros del emperador.
El Piyao no se debe colocar enfrentado a la puerta principal de la casa, ya que este lugar es dominio del Genio de la Puerta, por lo que el Piyao no tiene injerencia sobre la puerta.
El Piyao no debe mirar a un espejo, ya que se produciría un shar generado por el enfrentamiento contra si mismo.
No debe colocarse mirando hacia una cama, esto sería dañino para la persona que duerme en ese lugar.
En las ofrendas al Piyao no se debe colocar fresas ni peras, cualquier otra fruta o alimento es aceptado, incluso se le puede ofrecer licor, aunque la bebida más adecuada para el Piyao es el agua pura.