lunes, 15 de enero de 2018

¿FUNCIONAN REALMENTE EL INCIENSO Y LA SAL GRUESA?

¿FUNCIONAN REALMENTE EL INCIENSO Y LA SAL GRUESA?
Por Bruno J. Gimenes - sintonia@luzdaserra.com.br

¿FUNCIONAN REALMENTE EL INCIENSO Y LA SAL GRUESA?

En la sabiduría popular se habla mucho sobre el poder de los inciensos y el empleo de la sal gruesa cuando el tema es la energía de los ambientes. Pero ¿será cierto que esos sencillos elementos son realmente eficaces para armonizar energéticamente tanto ambientes como personas? ¿O será que estamos ante pura creencia sin fundamento científico o funcional? Mi respuesta es: ¡sí funcionan!

Son realmente eficaces en lo que atañe al trabajo de equilibrar energías sutiles.

Seleccioné en este texto un puñado de informaciones que he recopilado a lo largo de mi vida, desde las experiencias que tuve siendo químico (mi formación académica), y asimismo como terapeuta y profesor de terapias holísticas. Aparte de eso, en el estudio al cual he dedicado gran parte de mi tiempo para construir la Fitoenergética, también he encontrado frecuentemente en medio del camino de la investigación las actuaciones de los inciensos y la sal gruesa, que me dejaban intrigado.

Aun defendiendo la idea de que el tema que sigue ha sido ampliamente estudiado con el fin de presentar esa definición, aun así, sugiero que tú mismo hagas pruebas y saques tus propias conclusiones.

SAL GRUESA: La sal gruesa, químicamente hablando es NaCl, o sea la unión de Cl (cloro) con Na (sodio). En el átomo de cloro tenemos un anión (-) o partícula negativa. En el átomo de sodio tenemos el catión (+) o partícula positiva. Por tanto, lo positivo se liga a lo negativo para formar una molécula en equilibrio.

Esto lo vemos en la espiritualidad y en las filosofías orientales como el Taoísmo, por ejemplo, donde el Tao que es el todo, lo inefable, la presencia mayor, emana el Chi hacia el planeta Tierra. El Chi de la visión oriental tiene sus correspondientes occidentales conocidos como magnetismo, fluido vital o energía vital, simplemente. A lo largo de la historia de la humanidad y en diversos pueblos, también ha recibido nombres como quinta esencia, mana, prana, entre otros. ¿Y eso qué tiene que ver con las propiedades de la sal gruesa? Todo…

Cuando la sal entra en contacto con el agua los átomos de Na (+) y Cl (-) tienden a separarse para reaccionar con el agua H2O). En ese proceso, naturalmente encontramos también la posibilidad de que partículas negativas del ambiente, persona u objeto, sean atraídas magnéticamente hacia la parte del Na+ (sodio), mientras que las partículas cargadas positivamente serán atraídas hacia la parte del Cl - (cloro). Se equivoca el que piense que la energía positiva en exceso es algo bueno, pues lo correcto y armónico es el equilibrio, y por eso la sal, aparte de absorber el exceso de negatividad, también absorbe la parte positiva que esté en desequilibrio.

Colocar un vaso con agua + sal gruesa en los principales ambientes de una casa promoverá el ajuste de la energía de esos ambientes; no obstante, es bueno que se sepa que hay que renovar este vaso. Se cambia el vaso con agua y sal gruesa siempre que éste empiece a presentar la formación de una placa de sal en su borde. En ese momento se debe tirar el contenido del vaso en un desagüe normal, se lava bien el vaso y se repite el proceso. Mantén los vasos con agua y sal gruesa en los espacios que deseas armonizar y promoverás el efecto filtro de ambiente, que nos ayuda mucho en la rutina diaria a mantener la calidad de la energía de nuestro hogar. Usa preferentemente vasos de cristal transparente, siempre llenando con agua mineral las ¾ partes de su volumen, o sea, deja cierto espacio vacío en el vaso. En un vaso de 300ml pon dos o tres cucharadas de sal.

INCIENSOS: el poder del incienso es trascendental porque reúne múltiples elementos muy eficientes en la armonización del ambiente. Mientras la varilla se va quemando, muchos elementos entran en acción y actúan en el ambiente, persona u objeto que se va a incensar. Véanse los principales elementos benéficos obtenidos al quemar incienso:

ELEMENTO FUEGO: mientras quema el incienso, la fuerza del elemento fuego actúa en el ambiente contribuyendo a la trasmutación de las energías desequilibradas en ese local. El elemento fuego tiene la fuerza de limpiar las saturaciones atmosféricas ya condensadas a niveles materiales. Siempre que los fluidos psíquicos densos ya están muy condensados, los grupos de elementales del fuego actúan purificando las fuerzas y devolviendo el equilibrio.

ELEMENTO AIRE Y ÉTER: con la quema del incienso, el humo liberado al aire tiene la propiedad de transitar entre la dimensión física (humo) y la dimensión extra-física (éter quinto elemento, que es el vehículo por el cual transita el aire). Esa capacidad permite que las propiedades del fuego, de las resinas, los aceites esenciales y herbales del incienso actúen simultáneamente en las dos dimensiones citadas, por tanto se trata de un agente de conexión, de transición o comunicación.

HIERBAS, RESINAS Y ACEITES NATURALES: las propiedades específicas de esos elementos usados por separado o combinados ofrecen las fuerzas de sus esencias energéticas altamente benéficas. Aparte de eso, al quemar emanan al ambiente la energía potencial retenida en sus estructuras durante todo el proceso de aparición en la naturaleza, desde sus primeros segundos de vida en el planeta Tierra, cuando surgieron como simientes o semejantes, hasta el momento de usarlos.

FORMA CORRECTA DE UTILIZAR UN INCIENSO:

-Elige el lugar en el ambiente donde deseas encender un incienso, debiendo éste ser de buena calidad. Evita inciensos hindúes que hayan empleado mano de obra esclava. Busca un pebetero que dé seguridad al ritual, a fin de evitar que alguna chispa incandescente pueda causar un daño indeseable.

-Sujeta el incienso entre tus manos (aún apagado). Coloca las manos en oración delante de la frente con el incienso entre ellas. Eleva tu pensamiento hacia lo alto, poniendo una intención positiva en la quema del incienso, y respira hondo varias veces. La intención es la clave de todo, hazlo con mucha concentración.

-Enciende el incienso y da gracias por las bendiciones recibidas. Podrás dejar el incienso fijo en alguna parte de la casa, pero también podrás moverte por el interior del ambiente llevando contigo el incienso encendido, liberando su humo y sus propiedades balsámicas.

-Para aplicar las energías del incienso a una persona, rodéala con el incienso encendido a distancia de medio metro de ella, y deja que suavemente el humo obtenido toque todo su cuerpo. Preferentemente solicita que la persona que va a ser incensada permanezca de pie con los brazos bien abiertos en forma de cruz. Camina suavemente en torno a la persona, sosteniendo el incienso, liberando el humo y manteniendo una fuerte intención positiva.

-Estas prácticas promueven purificaciones muy intensas tanto en hogares, ambientes y objetos, como en las personas, principalmente de energías mentales y emocionales en desarmonía.


-Hay muchos inciensos de buena calidad en el Brasil; podría citar los nombres y las marcas, pero prefiero decir aquello en que creo mucho, elígelo con tu intuición y úsalo con tu intención, ese es y siempre ha sido el secreto del buen uso.