martes, 21 de agosto de 2012

Tengo 76 años y estoy cansado


Tengo 76 años y estoy cansado


Bill Cosby brillante comediante, un hombre sin escuela pero educado y autodidacta, quizás más lucido que muchos.

Esto debería ser de lectura obligatoria para cada hombre, mujer y niño en Jamaica, el Reino Unido, Estados Unidos de América, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Chile y a todo el mundo …

"Tengo 76 y estoy cansado"

Tengo 76. Excepto por un breve período en los años 50, cuando yo estaba haciendo mi Servicio Nacional, he trabajado duro desde que tenía 17. A excepción de algunos graves problemas de salud, yo pongo en las últimas semanas de 50 horas, y no llamé a nadie para decir que estaba enfermo en casi 40 años. Hice un salario razonable, pero no heredé mi trabajo o mis ingresos, y he trabajado para llegar a donde estoy. Teniendo en cuenta la economía, parece que la jubilación no fue mala idea, y estoy cansado… muy cansado.

Estoy cansado de que me digan que tengo que "repartir la riqueza" a las personas que no tienen mi ética de trabajo.

Estoy cansado de escuchar que el gobierno tomará el dinero que ganaba, por la fuerza si es necesario, y dárselo a la gente demasiado perezosa para ganarlo.

Estoy cansado de que me digan que el Islam es una "religión de paz", cuando todos los días puedo leer decenas de historias de hombres musulmanes que matan a sus hermanas, esposas e hijas por el "honor" de la familia; de disturbios musulmanes por algunas leves ofensas; de asesinatos por musulmanes a cristianos y judíos, porque no son "creyentes"; de musulmanes quemando las escuelas para niñas, de musulmanes lapidando a pedradas a adolescentes víctimas de violación, de muertes por "adulterio", de musulmanes mutilando los genitales de las niñas, todo en nombre de Alá, porque el Corán y la Sharia se los indica.

Estoy cansado de que me digan que de "la tolerancia hacia otras culturas" debemos dejar Arabia Saudita y otros países árabes utilicen nuestro dinero del petróleo para financiar las mezquitas y las escuelas de madrassa islámica para predicar el odio en Australia, Nueva Zelanda, Reino Unido, Estados Unidos y Canadá, mientras que nadie de esos países se les permite fundar una escuela en la iglesia, sinagoga o religiosa en Arabia Saudita o cualquier otro país árabe para enseñar el amor y la tolerancia.

Estoy cansado de que me digan que debo bajar mi nivel de vida para luchar contra el calentamiento mundial, a pesar que a nadie se le permitió debatir.

Estoy cansado de que me digan que los adictos a las drogas tienen una enfermedad, y que yo debo ayudar a apoyarlos y tratarlos, y pagar por el daño que hacen. ¿Fue esto causado por un germen gigante que salió corriendo de un callejón oscuro, y los agarró, y les hizo meter ese polvo blanco dentro de sus narices o introducirse una aguja en su brazo, mientras trataban de combatir al germen?

Estoy cansado de escuchar ricos deportistas, artistas y políticos de todas partes hablando de errores inocentes, errores estúpidos o errores juveniles, cuando todos sabemos que piensan que su único error fue ser atrapado.

Estoy cansado de la gente con un sentido de derecho, sean ricos o pobres.

Estoy realmente cansado que la gente no tome responsabilidad por sus vidas y sus acciones.

Estoy cansado de escucharlos culpar al gobierno, o la discriminación lo grande de sus problemas.

Estoy cansado de ver delincuentes, apoderándose de las calles.

También estoy cansado y harto de ver a los hombres y mujeres jóvenes en la adolescencia y principios de los 20 llenarse ellos mismos de tatuajes en la cara y rellenarse de hierros, con lo que ellos mismos logran quedarse sin un empleo y así tener que reclamarle dinero al Gobierno, y que todo se lo den gratis, desde la educación, la habitación y los alimentos.

También estoy cansado de ver juventud protestando por todo y destruyendo, todo lo que encuentran en el camino, y escudándose en los "derechos humanos".

Sí, estoy malditamente cansado.

Pero, también estoy contento de tener 76,  Porque, mayormente, no voy a tener que ver el mundo que estas personas están haciendo.

Lamento por mi nieta y sus hijos. Gracias a Dios que estoy en el camino de salida y no en el camino entrada.

¡No hay manera de que esto sea ampliamente publicitado, a menos que cada uno de nosotros lo reenvíe!

Esta es tu oportunidad para que hagas la diferencia.