sábado, 19 de octubre de 2013

La ortiga



La ortiga es una planta medicinal que pertenece a la familia de las Urticáceas. Existen alrededor de 30 especies de ortiga y todas se caracterizan por tener  pelos urticantes, con formas de pequeñitas ampollas, que al tocarlos producen en la piel inflamación, picazón y ronchas.
Esta planta contiene muchas sales minerales (hierro, calcio, sílice, azufre, potasio, manganeso) y vitaminas muy beneficiosas, inclusive a personas que deben comer sin sal. Las ortigas son ricas en vitamina A y C, hierro, ácido salicílico y proteínas.
La ortiga posee propiedades diuréticas, depurativas, antihemorrágicas y antidiabéticas. También se usa en enfermedades de la piel, en la leucorrea, pectoral, en la urticaria, en la ciática y como antirreumática, para la artritis, hemostática, entre otras.

Se ha demostrado que la ortiga posee efectos antiinflamatorios, diuréticos y antialérgicos. Debido a estas propiedades es un remedio muy popular para la artritis, la retención de fluidos, la gota y la fiebre del heno.
La ortiga es una fuente muy rica de oligoelementos y es particularmente rica en silicio, que la hace muy útil como complemento para la salud del pelo, piel y uñas.

Asimismo, es buena contra los problemas de próstata, ya que cuenta con b-sitosterol. También sirve para aliviar las afecciones de la piel, para ello se recomienda machacar bien la planta fresca y pasarla por un paño para extraer el jugo. Beber una cucharada dos o tres veces al día durante varias semanas. También se puede aplicar directamente en la piel para calmar irritaciones alérgicas.

El té de ortiga es también excelente para calmar la sed y es rico en vitaminas y minerales. Elimina desechos y toxinas de la sangre y el cuerpo. Estas propiedades estimulantes y desintoxicantes se combinan para producir un cutis limpio y terso.