viernes, 7 de septiembre de 2012

"El Ciclo Menstrual y Las Fases de la Luna".


El ciclo menstrual de la mujer se sincroniza con las fases de la Luna de la siguiente manera: Ovulación: en luna llena y la menstruación: con el comienzo de la Luna nueva.

Luna Nueva: está relacionada con la sabiduría, de la bruja. Es una etapa de transformación interior, de oscuridad, Luna negra. Es un momento de introspección. Las energías están al mín
imo, pero activadas todas las psíquicas. Es el momento idóneo para desprendernos de lo inservible o lo viejo, para estar en silencio, sentir y percibir la energía de lo que nos rodea, para estar receptivos. En el momento del crecimiento de la luna, es el mejor momento para iniciar cualquier idea, deseo o proyecto surgido de esa interiorización. Sembramos.

Luna Creciente: está relacionada con “lo virgen”, es el estado de estar receptivos a cualquier experiencia nueva con alegría y vigor. Se manifiestan las energías que hemos sentido en la etapa bruja. Es tiempo de acción, de llevar a cabo y ponerse en movimiento. Energía radiante y extrovertida. Brota la semilla.

Luna Llena: el Espejo. Refleja la luz del Sol y es momento de plenitud, de florecer, de frutos. Se relaciona con “la Madre”, la que alimenta, la que sustenta. La energía está en su punto máximo y estamos equilibrados y preparados para percibir energías sutiles y captar las relaciones de forma humana y sencilla. Es una etapa de aumento de sensibilidad.

Luna Menguante: se recogen los frutos. Es tiempo de experimentar toda energía sexual sin pudor y sin miedo, en libertad. Entre la Luna Llena y la Nueva, el cuerpo tiende a eliminar toxinas. Con la Luna Menguante, el ciclo lunar se cierra y empezamos a redirigir la energía de nuevo a nuestro interior, purificando, relajándonos y compartiendo todo aquello que hemos interiorizado. Etapa de centrarnos.