lunes, 26 de marzo de 2012

frase.

Cuando alguien escucha las enseñanzas de Dios, sin la mente; se ilumina.
Si alguien escucha esas  enseñanzas a través de la mente, lo único que encuentra son sus propias explicaciones, o sea; confusión y ansiedad.