lunes, 6 de febrero de 2012

LOS ESPEJOS Y EL FENG SHUI

LOS ESPEJOS Y EL FENG SHUI

Los espejos han generado mucha controversia entre los expertos de Feng Shui, algunos los denominan aspirinas, usándolos como curas Feng Shui para bloquear la entrada de energías negativas; otros los rechazan totalmente.
Lo cierto es que los espejos no forman parte de la cultura milenaria del Feng Shui, sencillamente, porque los espejos como tal son una invención reciente. Los primeros espejos de vidrio fueron inventados en Murano, Italia hacia el año 1507. En la antigua china lo que pudiera considerarse como espejos eran objetos de plata o de cobre fundido con estaño, altamente pulidos que podían reflejar la imagen. Así que cuando un maestro Feng Shui recomendaba el uso de espejos lo que realmente estaba recomendando era la utilización del elemento metal.
Personalmente no me opongo a la utilización de espejos en el Feng Shui, solamente tengo mocho cuidado al recomendarlos. Los espejos son de mucha utilidad en la decoración interior para ayudarnos en la armonización de espacios, reflejar la luz natural para hacer que un ambiente luzca más grande, redireccionar la energía, etc., por eso no podemos simplemente descartarlos del todo. Lo más importante es recordar que los espejos no son objetos inertes, tienen una connotación un poco mística, al punto de que en muchas culturas creen que tienen el poder de capturar nuestro espíritu; pueden reflejar y rebotar la luz y la luz es energía; en consecuencia para colocarlos en el resto de la casa es preferible conocer previamente el mapa energético de la misma; no obstante hay algunas reglas generales que podemos seguir:

Nunca coloquen espejos enfrentados a puertas o ventanas. La energía que entra por la puerta rebotará en el espejo y no se distribuirá bien hacia el resto de la casa

No coloquen espejos reflejando la cama por que la energía que entra por la ventana o puerta se refleja en el espejo provocando una corriente intensa de energía entre la ventana y el espejo y en consecuencia sobre nuestro cuerpo, perturbando el descanso. La ubicación ideal de los espejos es dentro de las puertas del clóset o a los lados de la cama, siempre y cuando sean de un tamaño razonable que no reflejen la misma.

Los espejos son útiles en los vestíbulos estrechos, especialmente cuando la puerta principal abre hacia una pared sólida. Un espejo correctamente ubicado en la pared lateral a la puerta puede favorecer el flujo del chi o energía distribuyéndolo hacia el resto de la casa.

Los Pasillos y Escaleras son conductores importantes del Chi dentro de la casa; se les conoce en el Feng Shui clásico como caminos de agua o de energía Yang. Si los pasillos y /o las escaleras son amplios y luminosos no presentan ningún problema pero cuando son estrechos, oscuros, muy largos o muy empinadas tienden a transformar la energía en Sha Chi o energía negativa.

En estos casos los espejos son un buen recurso para desacelerar esa energía y ayudarla a fluir suavemente. En los pasillos largos y oscuros se puede colocar espejos –no enfrentados- tal como se indica en la figura 3. En las escaleras se pueden colocar espejos en la pared lateral de la misma siempre y cuando los espejos no reflejen algún ángulo agudo o flecha venenosa.
Leyda Ramirez